Visita:
Entre traumas y colores: Edición II
Cabreraja
12 septiembre, 2021
129

Buenos días, tardes, noche o madrugadas, gente nubosa. Me presento, soy Cabreraja y yo te llevaré en un camino de auto reflexión y sanación, quédate leyendo y acompáñame en este camino, entre traumas y colores.

TU NOMBRE SE TIÑE DE PURPURA.

 

Antes de comenzar, está esta lectura, quiero dar agradecimientos por el buen recibimiento de la parte uno de este blog, y es que, compartir el mismo pensar con personas que pueden sentir lo mismo es gratificante. Así que, mil gracias por continuar este viaje conmigo, con Tu nombre y contigo.

En algunas ocasiones, llegamos a sentirnos solitarios, tristes, en un mar emocional infinito, con olas que van y vienen de diversos colores, con distintas sensaciones y sentimientos. Es así como el protagonista de esta historia comienza su viaje, ¿Cómo es su nombre? Pues, su nombre es Tu nombre. Así tal cual.

Tu nombre no conocía a la extraña criatura, de extraña, si que tenía mucho. Con una figura entre lo humanoide y lo irreal, nuestro protagonista no sabía si sería capaz de si acaso lograr crear en su mente una descripción cercana a lo que era ese raro ser. Sin embargo, él tampoco era capaz de describirse en su propia mente a si mismo, acaso, ¿se conocía a sí mismo? La respuesta era clara. No lo hacía.

El joven y la criatura caminaron durante lo que la percepción de tiempo humano podría decir que eran horas, hasta que al chico le dio un punzar en el corazón. De repente, recordó, o hizo el intento, una persona se vislumbraba en su mente, pero era borroso. La criatura se dio cuenta cuando este se detuvo.

—¿Qué sucede? —dijo retumbante el raro ser.

—Me siento raro —respondió el chico, con cierta duda e inseguridad en sus palabras.

—No debes sentirte así en este viaje, antes de continuar deber lidiar con esa sensación.

—¿Cómo? —el chico era vencido por la extrema curiosidad.

—Descarga tu sentimiento.

Tú nombre entonces comprendió que debió hacer, se sentó en el suelo y en su misma libreta escribió:

 

Me soñé junto a ti, una y otra vez
Tengo miedo a perder, lo que nunca tendré
Soñar es de lejos, mi máximo esfuerzo
Perderte es de cerca, mi mayor pensamiento
La vida despierta, es todo un trauma
Porque siempre sabré, que ella me engaña
Despertar es morir, dormir es vivir
Para una vida que está cerca de si
Llegar a su fin

Purpura es el color, que emana tu aura
Mis traumas me afectan, más no me engañan
Soñar es para recordar y no olvidar
Que las pesadillas son, de miedo dar
Un mundo al revés, tumbo a tus pies
Sangre en tus labios, brilla tu tez
Me soñé junto a ti, una y otra ves
Tengo miedo a perder, lo que nunca tendré
Corro detrás de ti, sin alcanzarte jamás
Aunque sé que, en mi camino, tu no estarás más
Horrores dentro de mí, quedan en suspenso
Mis miedos más profundos, quedan en cero
Descubro cosas y en mis pesadillas se engrosan
Tormentos dañinos, que nadie goza
Purpura es el color, que emana tu aura
Mis traumas me afectan, más no me engañan

El mundo se inunda, solo en penurias
Las pesadillas son de cerca, un arma oscura
Los sueños no son eternos, pero si mi lamento
Es hora de enterrarlos, en un cementerio.

 

Cuando el joven culmino su escritura, sintió un inmenso alivio, suspiró con calma y relajación, casi cayendo en las manos de Morfeo. Pero antes de cerrar los ojos escuchó una vez más la voz de la criatura.

—Ahora es momento de un descanso esclarecedor.

Tu nombre cayó dormido.

Continua el viaje de Tu nombre en su camino por estar bien consigo mismo de nuevo y descubrir si al final lo lograra o no. Gracias por tu lectura y tu tiempo.

Amablemente contigo, cabreraja.

Blogs, Entre traumas y colores
aw