Visita:
[HT] TIEMPO DE NAVIDAD III
HabboTemplarios
6 enero, 2020
192



Al sentarnos en la cafetería se acerco la camarera corriendo, hay en sitios que vuelves muchas veces por el trato que recibes antes que por los productos, y a pesar de que el café era muy bueno, la camarera y los dueños sabían hacerte sentir como en casa.

Cuando le dijimos lo que queríamos cada uno se retiro regalándonos una sonrisa amablemente, Carlota me miraba como intentando leer lo que pensaba, y yo que no sabía si eran nervios o que me estaba entrando un poco de frío, pero no podía dejar de moverme en la silla.

-¿Cuanto hace que vienes a esta cafetería? – Me pregunto Carlota con aquella mirada que no sabía si buscaba o escondía algo.

-Ufff, creo que toda la vida, siempre vengo aquí.

-¿Te gusta la navidad? – Al preguntármelo supe que era lo que estaba buscando desde hacía un rato, solo que estaba intentando deducirlo por ella misma.

-No lo sé – Respondí con pena y demasiada sinceridad.

En ese momento se acercó la camarera y nos puso el café a ambos, es de esta clase de sitios que te acompañan el café con una galletita que está buenísima y que le da un encanto especial.

-¿Cómo no lo vas a saber? – Pregunto cuándo se fue la camarera.

-De niño me gustaba mucho, y disfrutaba de esta época como si fuera mi favorita, pero últimamente solo me gusta por el tiempo que tengo para descansar y dormir.

-Tiempo… – Dijo bajito ella como en un susurro.

Puedo asegurar que cuando dijo aquello tuve una sensación bastante rara, era como si la velocidad de todo lo que pasaba a mi alrededor fuera disminuyendo hasta llegar al punto de pararse.

Cuando la miré para preguntarle si ella tenía la misma sensación me quedé petrificado, su aspecto había cambiado completamente, seguía manteniendo esa tez blanca, pero su cabello ahora era rubio platino y el verde de sus ojos había virado hacia un azul piscina.

-No me he mudado aquí por casualidad, soy el Hada de la Navidad, y me gustaría devolverte el espíritu navideño, que en tu caso está un poco adormecido, pides tiempo pero… ¿Si tuvieras todo el tiempo del mundo sabrías lo que hacer con él?

En ese momento supe que desde un primer momento llevaba razón, todo estaba disminuyendo su velocidad, porque justo cuando termino de hacerme la pregunta, todo lo de mi alrededor se detuvo.

Ahora, sentía que la vida se me arreglaba; el hada me hablaba un montón de patrañas que no quería escuch… ¡pero que estoy diciendo! Ella me puede devolver mi navidad.

Escuché cada detalle, memoricé cada palabra, aprendí cada término. Disfruté hablar con ella, pero todo lo bello acaba y me dijo que ya tenía que marcharse.

El tiempo de repente volvió y sin mediar palabras el hada se fue. Me encantaría volverla a ver, pero también me gustaría ir de nuevo a mi casa; el tiempo había vuelto y ya era noche buena, estas eran las navidades presentes.

Corrí a mi casa y vi a mis padres celebrando y abriendo los regalos que entre ellos se habían comprado, pero había un regalo más, ¿podría ser para mí?

Entré rápidamente y ellos me abrazaron fuertemente. Al rato pregunté para quién era ese regalo que estaba bajo el árbol y me respondieron que era para mí.

Lo abrí y lo que me encontré dentro fue una bola de cristal que contenía mi casa y muchos árboles, pero vi algo inusual en la parte de atrás. Era una lápida que tenía encriptado: Álvaro, amante de la navidad.

Seguramente era la navidad que el destino me deparaba para mi futuro. Una bella y tranquila navidad.

 

Xmas