Visita:
RelaHTo IX
Micralax-
5 junio, 2021
433



¡Hola, buenos días, buenas tardes o buenas noches! 

Durante esta semana, he redactado otro relato para todos [email protected] ¬°Espero que os guste tanto como a m√≠! Si os gusta esta secci√≥n, pod√©is dejar un comentario para hac√©rmelo saber. ¬°Muchas gracias por vuestra comprensi√≥n!

CONTINUACI√ďN DEL RELAHTO DE SALVANDO A LA HUMANIDAD

¬ĽCuando vi a mi padre, me temblaban las piernas. ¬ŅPor qu√© es √©l el jefe del campo de tortura? ¬ŅLe pagar√≠an bien? ¬ŅQu√© saca √©l de todo esto? Mil preguntas me vinieron a la mente. Yo solamente rezaba al que est√° arriba para que no me viera y pudiera salir de all√≠ con vida. Empec√© a sudar, ten√≠a las manos rojas, hinchadas. Ten√≠a mucho calor y el pecho me ard√≠a como si estuviera en el infierno. ¬°No me lo puedo creer!

Iban pasando los minutos y yo me escond√≠a entre la gente. Pas√≥ un rato y un ayudante de mi padre nos dijo: ¬ĽHacemos una fila y vamos pasando uno por uno a dejar vuestras pertinencias.¬Ľ Madre m√≠a, pero, ¬Ņqu√© ha dicho? ¬°Uno por uno! Ahora s√≠ que s√≠, me van a pillar. Hicimos la fila y poco a poco √≠bamos pasando a dejar nuestras cosas dentro de cajas de cart√≥n. Mi turno se acercaba. Mi respiraci√≥n empezaba a jadear, ten√≠a las manos temblorosas, los ojos llenos de l√°grimas; estaba hecho un cromo. Finalmente toc√≥ mi turno. El ayudante me mir√≥ y sali√≥ corriendo. Pero, ¬Ņd√≥nde vas?, ¬Ņse lo contar√°s a mi padre?…

Me cogieron del brazo y me llevaron a una sala oscura. Ol√≠a mucho a tabaco. Solamente hab√≠a una mesa, una silla y una bombilla que iluminaba la habitaci√≥n. Me asust√©, pensaba que all√≠ me iban a tener para siempre. Esper√© y esper√©. Al cabo de dos minutos, alguien golpe√≥ la puerta con fuerza y all√≠ estaba, el jefe del campo de tortura, mi padre. Me mir√≥. Le mir√©. Empec√© a llorar, desconsolado, sabiendo lo que iba a pasar. Me dijo que por qu√© no se lo hab√≠a contado, a lo que yo le pregunt√©: ¬Ņy t√ļ porque no nos dijiste que eres el jefe de este campo? Se empez√≥ a poner nervioso… Hay algo que le inquieta.

Me mir√≥, muy p√°lido, sudando. Solamente se lam√≠a los labios. Sab√≠a que hab√≠a algo que le preocupaba, pero ten√≠a que sacarle informaci√≥n. Le volv√≠ a preguntar, a lo que me dijo: ¬ĽMira hijo, no te voy a enga√Īar. Eso de los colores es una farsa, solamente lo hacemos para torturar a gente que es inservible para el mundo, que no trabajan, que no hacen nada para ganarse la vida. Decid√≠ que t√ļ eras uno de ellos y por esto est√°s aqu√≠. No eres digno de llevar mi apellido, as√≠ que yo te envi√© la carta, yo hice que te saliera el color para que vinieras aqu√≠. As√≠ que, sinti√©ndolo mucho, no tienes escapatoria.¬Ľ ¬ŅPero que est√° pasando? ¬ŅMi propio padre quiere torturarme? ¬°No entiendo nada! Solamente me queda pedir piedad, esperanza. ¬ŅQu√© ser√° de mi dentro de unas horas? ¬ŅPodr√© hablar con mi padre y arreglar las cosas? ¬ŅPodr√© salir de all√≠? No lo tengo claro… ¬Ľ

¬ŅOs ha gustado? ¬°Espero que s√≠! De verdad, creerme, todo lo hago desde el coraz√≥n, para todos [email protected]

Gracias por leer mis relaHTos, me hace muchísima ilusión.

¬°Nos vemos pronto!

Micralax-

Blogs, RelaHTo
aw