Visita:
Un Café y Diez Consejos #3: Estudiar
Daniel6585.
19 enero, 2020
150

¡Hola, hola! Siete días ya se han ido volando en el tiempo y eso sólo puede significar que llegó de nuevo el blog que reparte tanto café y consejos como las abuelas en los pueblos, o incluso más.

Siéntense cómodos (as) y sírvanse el café a su gusto, aprovechen que aún es gratis, porque hoy vamos a hablar de algo que a muchos da dolores de cabezas, y no hablo precisamente de la moderación de Habbo sino del estudiar.

Y es que llega el primer mes del año y con él, en algunos países, los exámenes. Estos básicamente son la prueba en la que tu profesor se entera si pudiste disfrutar de las fiestas pasadas a plenitud y gusto, o te encerraste en tu habitación a tragar y tragar libros y textos sin parar, porque, asumámoslo, las dos cosas son casi imposibles.

Pero para transformar en cualquier época y festividad del año ese «casi imposible»en un rotundo POSIBLE o, bueno, en un casi posible, no me tengan tanta fe, aquí estoy yo para traerles los 10 consejos para estudiar y no morir en el intento.



Todo a la mano, hermano. Debes preparar con antelación todo el material que necesitas para estudiar: libros, apuntes, lápices… ¡Todo! Tener que levantarte por algo hará que te distraigas y pierdas el hilo del tema.

Divide y vencerás. Estudiar durante demasiadas horas causa lo mismo que los juegos con kick excesivos que tanto gustan a sus creadores en el hotel: estrés. Es recomendable que dividas el tiempo y hagas pausas que te llevarán a comprender con mayor eficacia la información. Se sugiere lapsos de 30 a 45 minutos.

Aleja las distracciones. Sí, cierra habbo, twitter y, aunque nos duela, HT también. Estar concentrado y libre de despistes hará que nuestra retentiva trabaje mejor. No es un sacrificio muy grande, recuerda que son lapsos cortos.

Literal, no te entrará. No se pongan creativos en los pensamientos respecto al título. Me refiero a que debes aprender la información a tu forma y manera, intentando relacionarla con cosas que comprendas. Cambia el texto, sin dañar el sentido, a uno que te sea más fácil de retener.

En tu casa o en la mía. Cambiar el lugar en el que estudias con frecuencia te ayudará a obtener mayor concentración y relacionar experiencias nuevas con la información. Elige lugares donde te sientas a gusto y nada te perturbe o te distraiga: parques, bibliotecas, el club mamut…

El profesor eres tú ♫ Si lo lees cantando, eres de los (as) míos (as). Explicar lo que has aprendido a otras personas es una pieza clave para dar por sentado que has aprendido y dominas el tema. Tu hermano pequeño, mientras juega viciosamente con su teléfono, seguramente estará dispuesto a “escucharte”.



Haz notas o resúmenes. Apuntar esas frases, palabras o texto que te hacen “clic” y te llevan a recordar todo el tema son vitales para superar un examen, apúntalas y guárdalas como un tesoro.

Pruébate. No es necesario que pases la lengua por tu piel, listo (a). Quiero decir que pruebes qué has aprendido. Puedes basarte en exámenes anteriores, preguntas que consideres puedan ser incluidas en la prueba o con formatos de exámenes en internet.

Deja las tradiciones atrás. Sobretodo esa de dejar todo para el último día pensando que así llegas con los conocimientos frescos a la prueba, puede que quizá a algunos (as) les funcione, pero se comprobó que en la mayoría de los casos no es así. Date el tiempo de estudiar días previos a la prueba para así sólo tener que repasar conceptos la noche anterior.

Come sano y ejercítate. Comer durante las pausas hará que repongas energía, es recomendable que sea fruta o alguna comida que contenga fibra. Ejercitarte antes de estudiar te ayudará muchísimo puesto que ya se demostró que haciéndolo se fortalecen las conexiones neuronales.

Dichos lo consejos, que espero sigas si no deseas terminar siendo sttaf en Habbo, y terminado el café, yo ya no encuentro razón para seguir frente a este teclado. Sé que ustedes sí la tienen: comentar sus ideas, opiniones y, en algunos casos, tonterías varias jajaja. Admito que todas me gustan. Quedo atento a leerles. ¡Fuerte abrazo y feliz semana!

Los libros son peligrosos. Los mejores deberían ser etiquetados con un «Esto podría cambiar tu vida»

Blogs, Un café y diez consejos