[VP] Vomitando Palabras #19
Yawakasa
8 enero, 2019
67



 

¬°Hola locuelos!

De nuevo martes, por lo que, de nuevo, ¬°vomitera! ¬Ņqui√©n dijo que vomitar no era divertido…? Esta semana tenemos una lista cortita de palabras, pero eso no significa que vaya a ser una edici√≥n aburrida y sosa… al contrario. La lista de esta semana es la siguiente: ‚Äúmanchado, Mino, albaricoque, atroz, que bueno est√°, asqueroso, Pasito perr√≥n, medicina, verbena, Sotomonte y rey‚ÄĚ y sin m√°s tonter√≠as, ¬°que comience esta locura!

 

El gato estaba magullado, ara√Īado, manchado por sangre. Era un aut√©ntico cuadro grotesco. Pobre Mino, pens√©, al verlo sobre la mesa del doctor hecho trizas por la pelea tan intensa que tuvo lugar en el almac√©n. El doctor no pod√≠a ver al gato, o eso parec√≠a, ya que ni se inmut√≥ de su presencia.

‚ÄďBueno, acl√°rame, pues, ¬Ņqu√© pas√≥ despu√©s? ‚Äďpregunt√≥.

‚ÄďEst√° bien, supongo que tendr√© que contarlo para intentar buscar un remedio a mis problemas ‚Äďdije a mi pesar, en verdad quer√≠a salir de ah√≠ y tomarme algo fresquito.

Mino tenía una granada en su mano. Una de esas granadas que parecía un albaricoque maduro, y Popeye estaba en el suelo cubriendo a su amiga. Yo no entendía nada de la situación. En un principio creía que estábamos todos en el mismo bando, pero entre Mino y Popeye había alguna discusión del pasado pendiente.

Popeye se puso en pie y, enfurecido, empez√≥ a bramar y a agitar los brazos de un lado a otro, parec√≠a un mu√Īeco de viento en un parking anunciando coches de segunda mano. Era, en cierto sentido, divertido de ver. Sali√≥ corriendo hacia el gato y le propin√≥ un atroz pu√Īetazo en el cogote que lo mand√≥ por los aires. El gato atraves√≥ el almac√©n haciendo un perfecto salto de longitud con tirabuz√≥n y machada en el suelo. Un 9,9 de puntuaci√≥n.

‚ÄאּQue bueno est√° cuando le atizas un buen gancho a alguien! ‚Äďgrit√≥ Popeye euf√≥rico tras el golpe.

Mino aterriz√≥ sobre una pila de cajas repletas de polvo, que llen√≥ la sala. Algunas ratas salieron de sus escondites y corrieron por la sala despavoridas y alarmadas. Gritaban y corr√≠an una detr√°s de otra. Un panorama bastante¬†asqueroso, y el olor que despertaron no ayudaba. Popeye se jactaba de sus m√ļsculos y de su fuerza, cuando Mino apareci√≥ por entre las cajas con la granada entre los dientes. Le quit√≥ la anilla y la lanz√≥ hacia el musculitos con las pocas fuerzas que le quedaban.

Popeye vio la granada acercarse a gran velocidad directa hacia él y, sin dudarlo un momento, esperó con pose desafiante, y en cuanto llegó a él le propinó una patada giratoria digna del mejor videojuego de peleas y se la devolvió a Mino, que no se esperaba ese giro dramático.

‚ÄאּPasito perr√≥n! ‚Äďgrit√≥ √©ste cuando golpe√≥ la granada‚Äď, s√≠, ¬°as√≠ llamo a mi patada giratoria!

La bomba explotó cuando estaba a un palmo de Mino. Un sonoro estruendo invadió la sala y las cajas volaron en mil pedazos. La zona del almacén donde explotó la granada quedó destrozada, trozos del tejado se derrumbaron y todo quedó cubierto por una espesa capa de polvo negro. Si Mino estaba ahí abajo, ni la mejor medicina podría curarle las heridas.

Popeye celebraba su aparente victoria con emoción exagerada, como si estuviera en la verbena de San Juan. Sacó un par de cohetes de sus bolsillos y los encendió con un cigarrillo. El almacén se convirtió en una fiesta desmesurada con cohetes de colores.

Yo permanec√≠a en mi sitio, confuso, exhausto por lo que acababa de ver. ¬ŅMino estaba muerto? No se mov√≠a mi un √°pice por donde deber√≠a estar el gato, bajo los escombros de la explosi√≥n y todo indicaba que, efectivamente, Mino no hab√≠a salido vivo de √©sta.

‚ÄďEntonces, renacuajo ‚Äďdijo Popeye acerc√°ndose a m√≠‚Äď, vas a ayudarnos a salvar a la hermana de nuestra amiga, ¬Ņo tendr√© que acabar contigo tambi√©n?

No respondí. No estaba en condiciones.

El doctor me miraba fijamente, sin apartar sus ojos grises tras sus gafas, al otro lado del escritorio. Llevaba una copa de vino tinto en la mano, ¬Ņser√≠a un Sotomonte?

‚ÄďEntonces ‚Äďdijo tras beber de la copa‚Äď, Popeye acab√≥ con el gato…

‚ÄďBueno, no…

‚Äď¬ŅEl rey de tus fantas√≠as inventadas ha muerto? ‚Äďinsisti√≥ el doctor con tono burlesco.

‚Äď¬Ņ¬°Acaso no me ves, cenutrio!? ‚Äďvocifer√≥ Mino sobre el escritorio.

‚ÄďNo, no te ve, Mino. Nadie te puede ver… ‚Äďsusurr√© mientras empez√≥ a sonar una canci√≥n de fondo. Una canci√≥n que proven√≠a del m√≥vil del doctor. Un taki taki acompasado y acompa√Īado por una voz dulce y embriagadora…

 

Y hasta aquí Vomitando Palabras 19. Una entrega que en principio creía no iba a poder hacer, pero ¡aquí está! Espero que os haya gustado y hayáis disfrutado leyendo esta nueva entrega, la semana que viene más y mejor. Más loca y quizá con alguna dinámica nueva, los tres primeros en comentar podrán dejarme una frase aleatoria, también. Nos vemos el martes que viene, recordad dejarme las palabras en comentarios para que pueda continuar con la historia. ¡Gracias por leer y hasta la próxima!

Yawakasa

5
Blogs, Vomitando Palabras

Necesitas Loguearte para comentar.